Pedimos al COP la creación de una comisión de trabajo

El día que entregamos las firmas en la sede de la Junta del Consejo General de la Psicología de España, también registramos un escrito que concretara lo que pedíamos en la carta al COP. Entendemos que la iniciativa no se puede quedar en una recogida de firmas, sino que es necesario un compromiso y la creación de una comisión de trabajo específica.

El escrito es este:

Estimados/as compañeros/as:

Estos días estamos asistiendo a uno de los debates más interesantes que hemos tenido en nuestro país en relación al rigor de los procedimientos empleados por los profesionales de la psicología. Este es un debate que muchos/as llevábamos pidiendo que se abriera desde hace años y que la propuesta de Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias presentada por el Gobierno de España ha permitido poner sobre la mesa.

En un primer momento, asistimos asombrados a las enmiendas de adición presentadas por el Consejo General de la Psicología de España[1] (CGCOP), donde se puede leer el siguiente texto:

“Hay que señalar que en el ámbito de las terapias psicológicas debe actualizarse lo que se considera fundamentado en evidencia científica, ya que algunas de las que pueden ser consideradas pseudoterapias pueden suponer beneficios contrastados para la salud de los pacientes, cuando son utilizadas correctamente por profesionales psicólogos en el marco de una adecuada relación terapeuta-paciente”.

Muchas personas hemos visto en estas afirmaciones una fórmula para abrir la puerta a que los/as profesionales de la psicología utilicen procedimientos no evaluados rigurosamente en su práctica, bajo el argumento de que pueden “suponer beneficios contrastados para la salud de los pacientes cuando son utilizados correctamente por profesionales psicólogos”. El texto presentado como añadido al Plan no explica de qué prácticas se habla, cuáles son esos “beneficios contrastados” y qué pruebas hay de ello.

Al mismo tiempo, el CGCOP se queja, en esta enmienda, de que “en el ámbito de las terapias psicológicas debe actualizarse lo que se considera fundamentado en la evidencia científica”. Esta aportación hace referencia al documento publicado en 2011[2] por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, en el que se incluyen procedimientos utilizados por profesionales de la psicología y donde se afirma (acerca de las 139 terapias analizadas) que la evidencia científica disponible “es escasa y, si bien en la mayoría de los casos estas terapias son inocuas, no están completamente exentas de riesgos”.

No se puede entender que el CGCOP dude acerca del análisis y las conclusiones publicadas por el Ministerio de Sanidad en 2011 sin proponer una alternativa. Hasta ahora, el Código Deontológico[3] publicado por este organismo pone en valor explícitamente el rigor científico de la práctica en al menos cinco de sus artículos (art. 6, 18, 21, 22 y 33), pero no contamos –ni hemos contado nunca– con una guía de procedimientos científicamente avalados que guíe nuestra práctica profesional. Sin la concreción de estos artículos en un listado concreto de prácticas, el Código es poco menos que papel mojado.

Desde la publicación de la llamada Carta al COP, hemos asistido con agrado y optimismo a las declaraciones[4] tanto del Decano del CGCOP, D. Francisco Santolaya, como del propio Consejo a través de su medio, Infocop.es[5], en las que se rechazan de plano las pseudoterapias y se comparten los objetivos del Plan de Protección a la Salud frente a las Pseudoterapias. Entendemos que el CGCOP ha mostrado claramente su intención de hacer lo que esté en su mano para clarificar cuáles son las prácticas pseudoterapéuticas que no deben utilizar los profesionales de la psicología y queremos manifestar nuestro apoyo absoluto a esta voluntad. Para ello, el propio Consejo ha invitado al Ministerio a crear una Comisión de trabajo donde participen las sociedades científicas de psicología y los colegios profesionales de psicólogos y de médicos. Nos parece una excelente propuesta. Animamos al Ministerio a llevarla adelante. Pero nos nos gustaría añadir otra que nos parece de vital importancia.

Para que la participación del CGCOP en dicha Comisión sea clara y unitaria, este debe clarificar a su vez una postura acerca de los diferentes procedimientos psicológicos que defenderá como terapéuticos, tanto de cara a la sociedad como a los profesionales y a dicha Comisión, en el caso de que se cree. Por este motivo, resulta imprescindible que el CGCOP ponga en marcha en su seno una Comisión de estas características, en la que participen expertos/as en la eficacia, efectividad y eficiencia de las terapias psicológicas; sociedades científicas de psicología, representantes de los COP y miembros de la Junta del Consejo General de la Psicología de España. Vista la contundencia que ha expresado el Consejo en su rechazo a las pseudoterapias, suponemos que esta Comisión puede crearse a la mayor brevedad y que actuará con la mayor transparencia y celeridad, registrando las diferentes posturas que se expresen en sus reuniones y estableciendo una fecha límite para la presentación de sus conclusiones. Esta es la manera de ofrecer a los profesionales y a las personas que acuden a nuestros servicios la máxima garantía que puede ofrecer el CGCOP de su compromiso con la defensa del rigor científico en la psicología.

No nos cabe duda de que el CGCOP atenderá una petición que consideramos lógica e imprescindible como complemento a las enmiendas presentadas al Plan. Sin esta Comisión interna en el seno del propio CGCOP, el riesgo de dejar una puerta abierta a la práctica de pseudoterapias por parte de profesionales de la psicología sigue vigente.

Esperamos una pronta respuesta del Consejo General de la Psicología de España, habida cuenta de su compromiso y su celeridad para atender al debate en los días previos, y quedamos a su disposición para que cuenten con nuestra colaboración si lo consideran conveniente. Estamos seguros/as de que entre todos y todas podremos salvaguardar el rigor científico de las prácticas de los profesionales de la psicología y la imagen pública de la profesión.

Atentamente, los redactores de la Carta al COP

(https://cartaalcop.wordpress.com):

Ricardo de Pascual Verdú
Eparquio A. Delgado Lorenzo
Rebeca Pardo Cebrián
Emilio Verche Borges
Ramón Nogueras Pérez
Jorge Luis González Fernández
Monika Salgueiro Macho
Alfonso Ignacio Picó Peris
Carlos Moratilla Díaz
Antonio Mata Salgado
Marc Ruiz de Minteguía
José Ruiz Gutiérrez
José María San Román Sevillano
Jorge Delgado García
Daniel Palacino Martínez
Noelia Vargas Garrido
María Isabel Carmona
Javier Jiménez
Carmen Fernández Fernández
Irene Fernández Pinto
Juan Francisco Calvo Sánchez


 

[1] http://www.infocop.es/view_article.asp?id=7866

[2] https://www.mscbs.gob.es/novedades/docs/analisisSituacionTNatu.pdf

[3] https://www.cop.es/pdf/codigo-deontologico-consejo-adaptacion-ley-omnibus.pdf

[4] https://elpais.com/elpais/2019/01/13/ciencia/1547386931_640078.html

[5] http://www.infocop.es/view_article.asp?id=7889&cat=9

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s